Alavés-Sevilla FC (1-0): La impresión de no poder ganarle a nadie

356

Alavés

1

Sevilla

0

Alavés: Pacheco; Martín, Laguardia, Ely, Duarte; Ibai (Rubén Sobrino, m. 89), Tomás Pina, Manu García, Pedraza; Munir (Wakaso, m. 84) y Guidetti (Hernán Pérez, m. 74).
Sevilla FC: Sergio Rico; Mercado (Corchia, m. 83), Kjaer, Lenglet, Carole; Geis (Sarabia, m. 61), Pizarro; Navas (Muriel, m. 73), Banega, Nolito; y Ben Yedder.
Goles: 1-0, m. 51: Manu García.
Árbitro: Sánchez Martínez (Comité Murciano). Mostró cartulina amarilla a Lenglet, Tomás Pina, Kjaer y Ely. Expulsó al local Duarte por doble amonestación (m. 23 y m. 83).
Estadio: Mendizorroza. 19.413 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Cielo nublado y 6ºC. Partido de la 19ª jornada de LaLiga Santander 2017-2018.

De momento, el cambio de entrenador en el banquillo sevillista no se aprecia por ningún lado. El equipo de Nervión ha vuelto a dar una pésima imagen en otro feudo de LaLiga; esta vez el ridículo y la imagen indolente quedaron plasmados en Mendizorroza… ante un modesto Alavés que con su victoria por 1-0 sobre la escuadra de Montella abandona los puestos de descenso. El Sevilla lleva un mes y medio sin ganar en el torneo de la regularidad… hay que remontarse al 2 de diciembre de 2017 (2-0 sobre el Deportivo), con Berizzo dirigiendo el vestuario, para ver el último triunfo nervionense en el campeonato doméstico. El Sevilla no marca, no juega y defiende menos. Hoy fue incapaz de plantarle cara a un adversario netamente inferior en presupuesto y objetivos. Y le regaló el gol que decidió el partido con un escandaloso error en cadena de todo el sistema defensivo. El equipo es un reflejo del imperfecto proyecto deportivo. Este domingo jugaron en Mendizorroza los nueve fichajes que el director deportivo, Óscar Arias, realizó en verano. Siete, de titulares, además de Muriel y Corchia que salieron en la segunda parte. Montella no consigue por ahora retomarle el pulso a este equipo, al que quizá le hagan falta algo más que refuerzos. Y ahora espera el Atlético en la Copa…

Sobre el césped del feudo vitoriano, Montella introdujo hasta cuatro cambios en su once inicial con respecto al equipo que venció al Cádiz en la Copa (2-1). El italiano sacó de su formación a Corchia y desplazó a Mercado al lateral derecho, situando a Kajer en el eje de la zaga junto a Lenglet. El danés, otra vez desafortunado, acabaría saliendo en la foto del gol alavesista. Inexplicable el rendimiento que está dando un defensa de 13 millones de euros. En el costado zurdo de la defensa repitió Carole, debido a la baja de Escudero. Arana, el fichaje invernal, fue finalmente uno de los descartados por Montella antes del partido. Sorprendió la ausencia de Nzonzi en el centro del campo. El entrenador dejó al galo en el banquillo y apostó por un doble pivote en el que Pizarro, horrible, fue la novedad, acompañando al alemán Geis. Banega adelantó así su posición a la línea de tres cuartos, mientras que a las bandas volvieron Navas y Nolito, en detrimento de Correa y Sarabia. Todo fue a peor…

Fue Banega, actuando en esa posición más cercana al área contraria, el que generó la primera acción de peligro de los sevillistas en el partido. A los tres minutos de juego, el argentino recogió un balón en la frontal y armó el disparo con mucha intención, obligando a Pacheco a realizar una gran estirada para repeler el balón a córner. El Sevilla avisaba y tomaba el control de la pelota, buscando con más decisión que en otras ocasiones la portería rival. Montella ensanchó el campo, dando más protagonismo a las alas con Nolito y Navas, activos y voluntariosos en los primeros compases. Luego, se vendrían abajo… Una jugada por banda derecha del palaciego acabó con un servicio atrás a Ben Yedder que el franco-tunecino logró rematar de primeras dentro del área, pero su chut se estrelló en el cuerpo de Laguardia. El defensor alavesista evitó providencialmente el tanto del cuadro de Nervión. Mientras, el equipo de Abelardo esperaba en su campo, tratando de salir a la contra para sorprender a un Sevilla que tenía la iniciativa.

Sin embargo, la intensidad con la que salieron los de Montella fue menguando con el paso de los minutos. El Sevilla bajó una marcha y Banega, la brújula ofensiva del equipo, dejó de recibir balones. Pizarro se descompuso en el doble pivote. Comenzaron las pérdidas. Y Nolito también desapareció en ataque. Todo ello propició que el Alavés se estirara y presionara más arriba. El conjunto nervionense se encontró así con los primeros problemas serios en el partido. Sufría a la hora de sacar el balón y el Alavés encadenaba acercamientos a su área cada vez con más frecuencia. Los de Montella apenas inquietaron antes del descanso con sendos disparos lejanos de Navas y Geis, mientras que los locales se adueñaron del balón y de las llegadas en un último tramo de la primera parte en el que fueron sensiblemente mejores que su adversario e inquietaron a Rico, por medio sobre todo del debutante Guidetti y un activo Pedraza.

Los equipos se marcharon al túnel de vestuarios con tablas sin goles en el marcador. El Sevilla fue claramente de más a menos. Inquietante. Comenzaba a echar de menos a Nzonzi. Montella salió con los mimos once hombres en la segunda parte y a los pocos minutos de la reanudación… llegó el latigazo del Alavés. Los locales se aprovecharon de un córner horriblemente defendido por el Sevilla, en el que los hombres de Montella perdieron las marcas y exhibieron la nula contundencia de todo su sistema defensivo. El capitán vitoriano, Manu García, recibió el balón dentro del área y tuvo todo el tiempo del mundo para maniobrar delante de Kajer y sacarse un disparo certero con el que batió a Sergio Rico. 1-0… esperpéntico el central danés en la jugada. Blandísimo su marcaje al centrocampista del Alavés.

Con el jarro de agua fría encima, Montella tiró de Sarabia para intentar arreglar el entuerto, sacando del terreno de juego a Geis. También decidió sentar a Navas, diluido, para dar la enésima oportunidad a Luis Muriel. Pero el Sevilla no reaccionó. Todo lo contrario. El conjunto de Abelardo hizo lo que quiso durante todo el desarrollo de la segunda mitad, administrando casi sin agobios su mínima ventaja y llegando incluso al área rival con más peligro que los sevillistas. Los cambios de Montella no mejoraron ni la imagen ni el rendimiento de su equipo. Pedraza siguió incordiando arriba con su socio Guidetti, mientras éste estuvo sobre el campo. El sueco acabó aplaudido en su primer partido en LaLiga con el Alavés. Pese a todo, Nolito disfrutó de un par de ocasiones para igualar y Ben Yedder mandó buen un lanzamiento de falta al lateral de la red. Poco más mostró un Sevilla impotente que tampoco aprovechó su superioridad numérica por la expulsión de Duarte en los últimos diez minutos. Preocupante. Muy preocupante…

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca


Source: Alavés-Sevilla FC (1-0): La impresión de no poder ganarle a nadie