El doble escondite del rey del hachís

200

Antonio Tejón Carrasco, uno de los dos hermanos jefes del clan de los Castaña, los reyes del hachís en el Campo de Gibraltar, ya está en la prisión algecireña de Botafuegos. Llevaba 19 meses huido, dando esquinazo a la Policía, que seguía sus pasos por una maraña de viviendas en La Línea a través de las que había logrado escapar varias veces en los últimos meses saltando de azotea en azotea, encaramándose a tejados y vallas, y protegido por un miniejército de guardaespaldas.

Ahora los investigadores tienen la mirada puesta en su hermano Francisco, Isco Tejón, la otra pata de la organización criminal familiar que ha introducido toneladas de hachís en La Línea y que maneja una fortuna de entre 20 y 30 millones de euros, según la Policía. Isco se fugó, igual que Antonio, en octubre de 2016 cuando les avisaron de que los investigadores del Greco Costa del Sol y de La Línea les pisaban los talones. Huyeron a Marruecos y se refugiaron en Tetuán donde Antonio Tejón cayó junto a otros nueve miembros de su organización -el 5 de diciembre-, gracias a una cita amorosa. Una de sus mujeres (tiene hijos con al menos dos), Zaraida fue a reunirse con él y eso le costó la libertad. La misma razón por la que ha sido detenido ahora. El miércoles por la noche había quedado con Patricia, madre de dos de sus siete hijos, ajeno a que en el amor se interponían casi cien policías armados.

Su hermano Isco no acudió a la cita de Tetuán y desde entonces está en busca y captura. Los investigadores sospechan que tiene sus guaridas entre Gibraltar y La Línea, su territorio natural, pero hasta ahora ha sido más escurridizo aún que Antonio. Cuando los dos huyeron a Marruecos se averiguó que alguien les había alertado y colaboraba estrechamente con el clan de traficantes. El 30 de octubre de ese 2016 los agentes les ponían los grilletes a tres compañeros suyos: dos policías nacionales de La Línea y un funcionario de la Policía Local.

Desde 2013 cuando comenzaron a investigar a Los Castaña (que han ido creciendo en número e influencia), los especialistas en el tráfico de drogas han detectado en varias ocasiones como los narcos contaban con información privilegiada que no siempre ha podido culminar en arrestos. Y no ha sido el único escollo: los judiciales también han sido una constante. Como informó ABC, Antonio quedó en libertad porque el Ministerio de Asuntos Exteriores no solicitó a tiempo la extradición que se había reclamado desde el Juzgado que investigaba la causa. Y de esa libertad ha disfrutado otros diecinueve meses. Ahora, además de cumplir parte de una condena pendiente se le acusa de tráfico de drogas, blanqueo de capitales y organización criminal.

«Temen por su vida»

Francisco Tejón se esconde de la Policía, pero no solo. Los Castaña se han convertido en un «blanco perfecto» para las diferentes mafias que actúan en España, debido a que la fortuna de los hermanos ha trascendido. «Temen su detención, pero también tienen miedo por su vida. Les han llegado recados de algunos grupos que se dedican a extorsiones y secuestros», explican fuentes del caso. Sus expectativas están puestas en que no quede en libertad en breve, como ha ocurrido con otros miembros de su clan. Algunos pactaron entregas y también siguen libres y alijando hachís. Como Abdelah El Haj, alias «el Messi».

*Featured images and content are taken from the respective sites/sources
Source: ABC Spanish News
Full article link here : El doble escondite del rey del hachís

*Copyright Notice
This article represents only the author’s point of view, does not represent the GT DOLLAR.
*版权声明
本文仅代表作者观点,不代表GTDOLLAR立场。
本文系作者授权发表,未经许可,不得转载。