El trompazo de Raquel Mosquera en el estreno de Supervivientes

289

Los paradisíacos Cayos Cochinos hondureños volvieron a ser testigos del reto de supervivencia de los concursantes, que pugnarán a lo largo de esta edición de Supervivientes por alzarse con el premio de 200.000 euros para el ganador. Una aventura que será minuciosamente abordada y analizada en un plató completamente renovado, que acoge elementos de escenografía e iluminación nunca antes utilizados en un programa de televisión en España.

Una de las principales novedades de la nueva edición del formato será descubrir los secretos que guarda Cayo Perdido, nombre que ha recibido el enclave en el que los 16 supervivientes iniciaron la aventura divididos en dos equipos y con condiciones de vida muy diferentes entre sí. Con un kilómetro cuadrado de extensión, este lugar frondoso, de espesa vegetación y sin apenas recursos para sobrevivir, estuvo, según cuenta la leyenda, habitado en el pasado.

En este sentido, una de las principales obligaciones de los supervivientes ganarse el derecho a vivir en la mejor localización. Cada semana los supervivientes tendrán que competir por equipos en un trepidante juego, cuyo ganador conseguirá mejorar sustancialmente sus condiciones de vida respecto a las del resto.

Tras los espectaculares saltos de los concursantes desde el helicóptero, tradicional pistoletazo de salida para la aventura, tuvo lugar una ceremonia especial de apertura de la palapa que se encargó de oficiar Lara Álvarez. Este lugar volvió a ser el punto de reunión de los supervivientes, en el que analizan los acontecimientos más destacados de su día a día y en el que se tienen lugar las nominaciones y expulsiones.

Antes de que arranque la aventura con los esperados saltos desde el helicóptero, los supervivientes tuvieron que tomar una importante decisión que podría ser decisiva para el rumbo del concurso, en una edición en la que los participantes volverán a ser protagonistas de juegos espectaculares. Una vez divididos en equipos, cada uno de los cuales con un líder, empezó la aventura.

Además, Supervivientes ha vuelto a diseñar todo un plan destinado a no dejar indiferentes a sus más fieles seguidores y a dotar de mayor dinamismo el día a día de los concursantes. Entre las iniciativas que forman parte de este plan, los supervivientes tendrán que afrontar inesperadas visitas de personas de su entorno más cercano.

Cada uno de los grupos deberá ocupar una de las mitades de la playa: la salvaje o la civilizada, con sustanciales diferencias en cuanto a comodidades y recursos. El Maestro Joao, vidente, y Logan Sampedro, modelo, fueron elegidos como líderes de los equipos y tuvieron que decidir qué supervivientes estarían en su grupo. La decisión es importante, pues con ese equipo deberán enfrentarse a las pruebas que pueden hacerles ganar comodidades.

En el duelo por hacerse con el lado civilizado de la playa, los aspirantes debieron poner a prueba su fuerza y su ingenio, se revolcaron en el barro en busca de una anilla…Todo por conseguir tener fuego o accesorios de cocina. Durante una de las pruebas, que consistía en tirarse en una tirolina,
Raquel Mosquera tuvo un pequeño incidente
que le hizo caerse al agua y que fue el hazmerreír de Twitter en la noche del jueves.

Tras las consiguientes pruebas, fue el equipo de Logan, formado por Sergio, Francisco, Adrián, Isabel Castel, Sofía, Melisa y María Lapiedra, el que consiguió hacerse con el control del lado civilizado.

*Featured images and content are taken from the respective sites/sources
Source: ABC Spanish News
Full article link here : El trompazo de Raquel Mosquera en el estreno de Supervivientes

*Copyright Notice
This article represents only the author’s point of view, does not represent the GT DOLLAR.
*版权声明
本文仅代表作者观点,不代表GTDOLLAR立场。
本文系作者授权发表,未经许可,不得转载。