Formas de diálogo

445

Provoca a la vez asco e hilaridad esa derechita que, a la vez que jalea orgullosa todas las degeneraciones morales que han convertido España en un pudridero, afirma que el diálogo del doctor Pedro Sánchez y el catalán Torra provocará la ruptura de España. Sólo se rompen los cuerpos sólidos, no las papillas informes; y España es hoy una papilla de degeneraciones a la que sólo resta pudrirse. El separatismo catalán no ha hecho otra cosa sino conceder a esa derechita que tan entusiásticamente ha contribuido a la degeneración de España un fetiche que, a la vez que tapa sus vergüenzas, le sirve como engañabobos para mantener en un perenne estado de agitación a sus adeptos.

En realidad, Cataluña se hizo española dialogando. Pues el pactismo catalán que permitió la integración del principado catalán primero en Aragón y después en las Españas no fue otra cosa sino diálogo en el sentido más noble del término: acuerdo logrado a través de la razón por el que el monarca aceptaba que nada que afectase a Cataluña podía disponerse sin el consentimiento y aprobación de las cortes catalanas. Pero aquel pactismo catalán, tan característico de la auténtica tradición política española, se fundaba en dos premisas: el reconocimiento de un orden natural que no podía someterse a cambalaches ideológicos; y la existencia de una comunidad vertebrada que compartía concepciones religiosas y, por lo tanto, tenía visiones concordantes sobre las instituciones sociales que garantizaban la subsistencia de esa comunidad, empezando por la familia. Frente a esa sociedad cohesionada que hizo posible el pactismo catalán, hoy nos encontramos con una sociedad hecha una piltrafa, una auténtica «disociedad» que chapotea en todas las formas de degeneración imaginables, mientras entrega su representación a facciones oligárquicas que, para fortalecerse, necesitan debilitar a la comunidad, encizañándola en una demogresca constante. Y que, lejos de aceptar un orden natural de las cosas que no puede someterse a cambalaches ideológicos, consideran hegelianamente que la voluntad de poder construye el mundo, lo está construyendo a cada momento, al modo de un mecano, sin criterio alguno de verdad.

De este modo, que Cataluña forme parte de España o no depende de esta voluntad de poder despótica. Una voluntad de poder que ayer abogaba por el centralismo; que hoy aboga por un autonomismo que reproduce los vicios del centralismo a pequeña escala, a la vez que favorece la disgregación; y que mañana podría abogar con idéntico desparpajo por cualquier otro engendro contrario a nuestra tradición política. Aquella tradición se fundaba en un diálogo fructífero y leal, en el que existía un principio común que las partes coloquiantes aceptaban; y a partir del cual podían desarrollarse acuerdos que hacían posible una unión verdadera en amor y dolor, no la coexistencia abyecta que genera la mera voluntad de poder. Cuando no existe este principio común, el diálogo deviene imposible o improductivo; o, todavía peor, alcanza acuerdos amorales de conveniencia mutua, disfrazados de repugnante «consenso» y fundados en la renuncia de los principios.

Naturalmente, el diálogo fecundo del pactismo catalán se realizaba entre hombres nobles, capaces de dar cosas a las que nadie los obligaba y de abstenerse de cosas que nadie les prohibía. En cambio, cuando se chapotea en la papilla de las degeneraciones morales, el único diálogo posible es entre hombres innobles, capaces de dar las cosas que están prohibidas y de abstenerse de las cosas a las que están obligados. Cada época tiene el diálogo que se merece; y una época que chapotea en las degeneraciones morales, tan orgullosamente jaleadas por la derechita, merece el diálogo de los hombres innobles.

*Featured images and content are taken from the respective sites/sources
Source: ABC Spanish News
Full article link here : Formas de diálogo

*Copyright Notice
This article represents only the author’s point of view, does not represent the GT DOLLAR.
*版权声明
本文仅代表作者观点,不代表GTDOLLAR立场。
本文系作者授权发表,未经许可,不得转载。